Buscar este blog

20 agosto, 2011

Las polémicas por las cientificidad en las ciencias sociales.

Las Polemicas Por La Cientificidad en Las Ciencias Sociales

Objetividad y Subjetividad en las Ciencias Sociales

Objetividad y subjetividad en las Ciencias Sociales. El caso de la Historia en la reflexión de Paúl Ricoeur

16 agosto, 2011

Carta descriptiva. Análisis e intervención sociológica UABC

Carta descriptiva de la materia Analisis e intervención Sociológica

Bansky en los Simpson

15 agosto, 2011

La legitimidad del socialismo en Cuba.

Por Jesús Arboleya Cervera
Tomado de: Progreso Semanal

¿Cómo analizar la legitimidad de un sistema político?


¿Es democrático salir electo por menos del 20% de los electores?

Recientemente, en uno de mis artículos para Progreso Semanal, afirmé que la capacidad de resistencia demostrada durante medio siglo, confirmaba la “voluntad popular” de la mayoría de los cubanos a favor del socialismo. Aún creo que esta es la mejor evidencia, sin embargo, para algunos esto no es suficiente y argumentaron la supuesta falta de legitimidad de un régimen que, en su opinión, no cumple con los “estándares democráticos” exigidos en el mundo.

Está claro que partimos de premisas distintas para analizar la legitimidad de un sistema político. No obstante, traté de adaptarme a su lógica para responderles y entonces descubrí que el problema ni siquiera radica en las premisas, sino en la utilización de parámetros diferentes para evaluarlas. Decidí entonces emprender el ejercicio teórico de comparar los instrumentos formales de la democracia cubana con la estadounidense, considerada por muchos la “democracia perfecta”, aquella que los demás deben imitar, si no quieren correr el riesgo de que le caigan a cañonazos.

Para refrendar el socialismo en Cuba, existe una Constitución votada mediante plebiscito por más del 90 % de la población en 1976. Aún así, algunos la consideran menos legítima que la Constitución de Estados Unidos, tan sagrada como la Biblia, a pesar de fue refrendada por un pequeño grupo de personas, cuando en el país aún existía la esclavitud y nunca ha sido objeto del escrutinio popular. No digo que, por ello, la Constitución norteamericana no sea legítima, de hecho, su legitimidad está confirmada por la historia del país, pero el mismo patrón debiera regir para analizar a la cubana.

Igual ocurre con las elecciones, mientras que el alcalde de Miami-Dade recientemente fue electo con menos del 20 % de participación de los electores, en Cuba siempre supera el 80 %. Es cierto que no está establecido el voto directo para elegir al presidente de Cuba, sino que ello es decisión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuyos diputados son electos por el voto directo y secreto de los electores, pero lo mismo ocurre en Estados Unidos, donde un presidente puede resultar electo a pesar de no contar con la mayoría del voto popular y en varias ocasiones ha sido así, sin que ello sea considerado una demostración de ilegitimidad.

Ni los peores críticos del sistema han planteado que existe el fraude en los procesos electorales cubanos. Sin embargo, es bastante común en las elecciones norteamericanas, ya sea a nivel local o nacional, que alguna de las partes acuse ser víctima de fraude. Baste recordar el escándalo monumental que constituyó la elección de George W. Bush, en el que mucho tuvo que ver, por cierto, la maquinaria de la extrema derecha cubanoamericana. Aún así, en la comparación pierde Cuba, porque se aduce que los elegidos son “instrumentos del régimen”, como si Bush y tantos otros, incluyendo al “popular” Obama, sirvan a otra cosa que no sea los grandes intereses económicos del país.

No creo que el sistema político cubano esté exento de insuficiencias, pero ello no radica en la organización del sistema electoral, ni en la legitimidad de los elegidos. Casi nadie se ha detenido a analizar que mediante este sistema, si los opositores tuviesen respaldo popular, sus candidatos ganarían fácilmente en muchas localidades. El problema radica en su funcionamiento, donde es limitada la capacidad de los electos, sobre todo a nivel de base, para satisfacer las demandas de sus electores, algo por resolver, en tanto se aspira a una democracia popular con todos sus atributos. No obstante, no estamos hablando de la demagogia que caracteriza a los políticos norteamericanos, algo tan “normal” que nadie espera que cumplan lo que prometen en sus campañas.

Tampoco, ante la opinión de sus críticos, para legitimar el socialismo en Cuba, puede invocarse el respaldo expresado en manifestaciones o consultas populares, ni siquiera la participación del pueblo en la defensa del país. Se trata simplemente de “manipulaciones” del gobierno o resultado de la represión imperante, como si los cubanos, que en apenas un siglo hicimos cuatro grandes revoluciones armadas, fuésemos unos cobardes corderitos, controlados por gobernantes que ni siquiera tienen necesidad de caernos a palos, como vemos frecuentemente en la televisión, por parte de gobiernos considerados perfectamente “legítimos”.

Tampoco sirve el argumento del desarrollo humano alcanzado, porque el acceso universal a la educación, la salud pública y la protección social, aunque constituyen aspiraciones fundamentales de todos los pueblos del mundo, incluso en los países desarrollados y en los propios Estados Unidos, en el caso de Cuba son, cuando más, reconocidos como “logros menores” del sistema, que no alcanzan para explicar el apoyo de los cubanos al socialismo, ya que, al parecer, también somos bastante tontos.

Como para los fundamentalistas del capitalismo no son aceptables estos argumentos, preferí entonces recurrir a uno que proviene de una fuente que me parece irreprochable, por tratarse del peor enemigo de la Revolución cubana, a saber, el propio gobierno norteamericano. Y está referido a indagar la razón por la cuál Estados Unidos, que invade a cualquiera, no se ha decidido a invadir a Cuba.

Una razón es que están seguros de la resistencia que ofrecería el pueblo cubano, validando mi principal argumento, pero, aún así, es evidente que la capacidad militar cubana no es lo que ha contenido a las siempre dispuestas y poderosísimas tropas norteamericanas, sino el impacto político que tendría esta resistencia a escala mundial, como resultado de la legitimidad de la Revolución en todas partes. Esto no es lo que refleja la prensa mundial y la opinión de algunos “expertos”, pero, por suerte, los gobernantes estadounidenses no dependen de ellos para hacer sus juicios y, en este caso, han sido bien aconsejados, hasta ahora.

Como dijo el reconocido intelectual mexicano Pablo González Casanova, el socialismo es un proyecto que, como meta, se identifica con el comunismo, dígase una sociedad sin diferencias de clases y, a la vez, es un proceso social para alcanzar este cometido, por lo que los errores, incongruencias o las dificultades del proceso, no deslegitiman la calidad del proyecto socialista. Claro está que este razonamiento es válido para analizar cualquier otro proyecto social, incluso el capitalismo, por eso, estamos en presencia de un debate ideológico respecto al ideal de sociedad que se pretende alcanzar.

En esto radica la dificultad para ponerse de acuerdo los ponentes de una y otra ideología, así como las manipulaciones interesadas en adulterar la práctica, con tal de descalificar la teoría. Sobre todo cuando se trata de los dogmáticos de cualquier bando, porque el ideal se convierte en un acto de fe y ello los inhabilita para analizar las cualidades de los procesos con la objetividad requerida, como ocurre frecuentemente en el caso cubano.

Aún así, la solución no es evadir el escrutinio, porque la legitimidad no es algo que solo aporta la virtud de la idea, la historia de lucha, ni siquiera los beneficios alcanzados, los cuales justamente son asumidos como derechos conquistados, formando parte de la vida cotidiana de la gente, que siempre se plantea metas superiores. Tampoco es una condición inmutable, sino dialéctica, que tiene que renovarse día a día, avanzando en el desarrollo social y construyendo el consenso popular, sin el cual es insostenible el proyecto socialista, por su propia naturaleza.

Montones de tropiezos tiene este camino, pero la idea de avanzar hacia ese ideal no está solo en las consignas oficiales, muchas veces contraproducentes, porque simplifican el mensaje hasta adulterarlo, sino que forma parte de una conciencia social integrada a la identidad del cubano actual. La cultura popular también es un factor que aporta legitimidad al socialismo en Cuba, porque vive en la mente de los cubanos, aunque algunos no se percaten de ello y otros pretendan negarlo.

Los argonautas del pacífico occidental - B. Malinoswky

Los Argonautas - B. Malinowsky

14 agosto, 2011

Cultura Democrática (Capítulo IV). Reinventando la cultura. Muniz Sodré

Cultura Democrática - Muniz Sodré

Democracia (Capítulo V). Un mundo desbocado. - Anthony Giddens

Democracia; Un mundo desbocado. Los efectos de la globalización en nuestras vidas- Anthony Giddens

Programa de Lecturas de la clase "Opinión Pública" (2011)

Programa de lectura Opinión Pública 2011

10 agosto, 2011

Las Revoluciones son... (Benedetti)

Por supuesto que no vamos a hacer la revolución con una canción, ni con una danza, ni con un poema, ni con un acto teatral. Pero tampoco la vamos a hacer con un discurso, ni con una declaración, ni con un voto, ni con un alarido, ni con una barricada, ni con un paro, ni con un disparo. Por lo general, las revoluciones son una gran suma, donde todo sirve, nada es inútil.
Mario Benedetti en Letras de emergencia; Editorial Nueva Imagen, 1980.



Allá enfrente. Mario Benedetti

Mario Benedetti

Aquí
en esta vereda
impecables
lujosos
los Grandes Almacenes
el Banco y sus Billetes
el Diario y sus Pizarras
dos galgos
un Impala

allá enfrente
distintos
el farol
una escuela
dos hombres en campera
ciruelas y duraznos
las muchachas
su risa
un frente con balcones
tres negritos que miran

te ofrezco el brazo
crucemos la Avenida

aquí
en esta vereda
indiferentes
gordos
un general de fierro
un coronel de apuro
un capitán de palo
pero ningún soldado

allá
enfrente
distintos
un árbol
con su sombra
una bandera rota
ciruelas y duraznos
en el andamio arriba
recortados del cielo
los obreros que pintan

te ofrezco el brazo
crucemos la Avenida

aquí
en esta vereda
triunfantes
inseguros
el Oro y sus Gerentes
el Odio y sus Ministros
mucho mucho Gobierno
pero poquito
pueblo

allá enfrente
distintos
un niño
que pregunta
con un montón de dudas
ciruelas y duraznos
el sol que pone y quita
un muro con verdades
y una buena noticia

te ofrezco el brazo
crucemos la Avenida.

La política y la vida cotidiana.

"Hoy en día, la política no es un fenómeno exclusivamente exterior, algo que sólo transcurre en las calles, en el parlamento (cuando existe), en las barricadas, en la casa de gobierno, en los actos de masas o en las redadas represivas; para bien o para mal, también irrumpe en la vida particular de cada hombre y de cada mujer."

Mario Benedetti

09 agosto, 2011

Tipos de discurso y secuencias textuales básicas

Tipos de discurso y secuencias textuales básicas

El origen del deseo - Fransico González Crussi

El origen del deseo - Francisco González Crussi

Sexualidad femenina y origen de la sociedad - Claude Lévi-Strauss

Sexualidad femenina y origen de la sociedad - Claude Lévi-Strauss

Marx y Einsenstein en DVD



Tomado de: Filosofía en Costa Rica

Nachrichten aus der ideologischen Antike. Marx, Einsenstein, Das Kapital (Noticias de antigüedades ideológicas. Marx, Einsenstein, El Capital)- es el título del DVD, lanzado por la prestigiosa editorial Suhrkamp a finales de noviembre. Su aparición ha merecido elogios de periódicos ideológicamente dispares como el eco-izquierdista Die Tagezeitung, el conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung, además del Süddeutsche Zeitung, prototipos estos últimos de la prensa seria alemana.

En cuestión de semanas la primera edición se agotó y Suhrkamp prepara ya una segunda tirada, de volumen “lógicamente modesto, aunque meritorio“, según fuentes de la editorial, puesto que se parte de la base que se trata de un público minoritario. Se trata de 3 DVD con un total de 570 minutos, en que Kluge trata de retomar algo que Eisenstein se propuso filmar en vida, El Capital, pero no logró hacer por razones económicas. Al director de El acorazado Potemkin se le agotaron los recursos y ahora a Kluge, autor de culto en Alemania, se le ocurrió recuperarlo en un formato que permite a su público saborear el conjunto a su gusto, buscando la pieza de su interés.

Maratón de KlugeKluge, autor de filmes como Deutschland im Herbst -”Alemania en otoño-, sobre el terrorismo de la Fracción del Ejército Rojo (RAF) y con aportaciones de Rainer Werner Fassbinder y Volker Schlöndorff y Premio Büchner en 2003, ha asumido la tarea a modo de ensayo.

Discípulo de Adorno y con 77 años, su trabajo tiene dimensiones maratonianas y en él plasma las opiniones del filósofo Peter Sloterdijk y el director de cine Tom Tykwer, así como la biógrafa de Eisenstein Oksana Bilgakova, entre otros. También incorpora algún que otro elemento humorístico, como la intervención del cabaretista Helge Schneider, en el papel de compositor de la música del Capital para el realizador soviético. O un grupo de hombres de neanderthal leyendo a Marx.

“No pretendo resucitar a Marx. Mi título habla de antigüedades y de eso se trata: de hablar de tú a tú con alguien nacido en 1818, Marx, y con quien en 1927 planeó filmar El Capital, Eisenstein”, explicó Kluge, al diario Neue Zürchner Zeitung.Vuelta a Marx en tiempos de crisis

El éxito del DVD se explica, admiten en Suhrkamp, por un efecto contagio a todo lo que rodea a la figura y obra de Marx en estos tiempos de crisis y de agotamiento del capitalismo. La editorial había elegido a Kluge para abrir una serie de elite en formato DVD, a la que seguirán otros ambiciosos programas sobre figuras como Bertolt Brecht, Samuel Beckett y Thomas Bernhard. El ensayo fílmico de Marx era una especie de trabajo experimental, a modo de globo sonda, que funcionó como catapulta. Kluge no pretende resucitar a Marx, pero desde hace unos meses las ediciones de El Capital se venden como hacía décadas que no ocurría, para solaz de su editor berlinés, Kart-Dietz-Verlag. Asimismo contagiado por el éxito resultó el libro del arzobispo de Múnich y Freising, Reinhard Marx, que apoyado en su apellido ha convertido en éxito su propio volumen titulado El Capital, donde asimismo arremetía contra el capitalismo salvaje, sólo que desde la perspectiva religiosa.

Todo esto ha ocurrido cuando Alemania conmemoraraba, el vigésimo aniversario del desmoronamiento del bloque comunista y la Caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. En lugar del entierro en toda regla del autor del Manifiesto, por el momento hay una revisión, cuando menos teórica, de su pensamiento.

Ficha filmográfica:

Desarrollo de la antigüedad ideológica. Marx-Eisenstein-Capital / ideologischen Nachrichten aus der Antike – Marx / Eisenstein / Das Kapital
País: Alemania
Año: 2008
Género: documental
Director: Alexander Kluge
Actores: Oksana Bulgakov, Dietmar Dath, Hans Magnus Enzensberger, Durs Grünbein, Hannelore Hoger, Oskar Negt, Sophie Rois, Helga Schneider, Peter Sloterdijk
Duración: 83 min.
Uno de los más grandes directores de los años del mundo, Sergei Mijailovich Eisenstein pocos crianza de adaptación ambicioso plan de Das Kapital de Karl Marx. Este inusual y ambiciosa el director del proyecto de “El Acorazado Potemkin” había planeado llevar a cabo, utilizando un único método narrativo, inventado por James Jace por su novela “Ulises”. Lamentablemente, Eisenstein y no cumplir con esta visión, pero el uso de su tiempo de funcionamiento, el proyecto decidió aplicar en la vida del famoso director alemán Alexander Kluge. Esta versión de la imagen fue creada Alexander Kluge, especialmente para el Festival de Cine de Moscú.

02 agosto, 2011

Novia que te vea. On line

Sinopsis:
Los Mataraso llegaron a México procedentes de Turquía en 1927. Los Groman llegaron de Europa, huyendo de los horrores de la guerra. Pero Oshinica y Rifke, las hijas mayores de ambas familias, son mexicanas aunque se sienten tratadas como extranjeras. Ansiosas por encontrar su identidad, Oshi y Rifke se enfrentan a las tradiciones de sus familiares, quienes siempre les recuerdan "novia que te vea".

Una producción de: Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), Fondo de Fomento a la Calidad Cinematográfica y Producciones Arte Nuevo

Género: Drama familiar
Duración: 114 min.
Sonido: Ultra estéreo
Dirección: Guita Schyfter
Asistentes de Dirección: Manuel Hinojosa; segundo asistente de dirección: Iván Ávila
Producción: Guita Schyfter; productor asociado: Miguel Nocoechea; productora por parte de IMCINE: Georgina Balzaretti; productora ejecutiva: Tita Lombardo; coordinadora de producción: Beatriz Junco: gerente de producción: Alfredo Cortés
Guión: Hugo Hiriart; argumento: Guita Schyfter, Hugo Hiriart y Rossa Nissán, sobre la novela homónima de Rosa Nissán
Fotografía: Luc-Toni Kuhn
Dirección Artística: Tere Pecanins
Vestuario: María Estela Fernández
Maquillaje: Gabriela Ovalle; asistente: Laura Urraca
Peinados: María de los Ángeles Rico; asistente: Martha L. Diosado
Edición: Carlos Bolado
Sonido: Salvador de la Fuente
Música: Joaquín Gutiérrez Heras, canciones: Luis María Ameneyro ("El día que te fuiste"), Jacobo Lieberman ("Mary Lou") y otras
Selección de Reparto:Morris Savariego


PARTE 1

Novia que te vea 1 por FanDeMaya

PARTE 2

Novia que te vea 2 por FanDeMaya

PARTE 3

Novia que te vea 3 por FanDeMaya

PARTE 4

Novia que te vea 4 por FanDeMaya

PARTE 5

Novia que te vea 5 por FanDeMaya

PARTE 6

Novia que te vea 6 por FanDeMaya

PARTE 7

Novia que te vea 7 por FanDeMaya