Buscar este blog

22 mayo, 2009

A los amigos de Jorge

Tomado del diario local: La Crónica

Zona libre

Jesús López Toledo

A los amigos de Jorge
La vida le plantea al ser humano en todas las etapas de su vida retos, pruebas, unas duras, otras agradables, pero la actitud que se asuma frente a estos momentos marca definitivamente el carácter de las personas. 

Fortaleza o debilidad se plantan en los extremos para salir o quedarse detenidos en las adversidades o en las felicidades. Aquí no existen los justos medios, ni los más o menos, pero si se tuviera que elegir lo mejor, por supuesto que es salir adelante. Este salir adelante no resulta fácil hacerlo, sí decirlo, pero la condición humana es diversa.

Nuestro querido amigo Jorge Valenzuela Santiago hoy se halla ante a un jurado que lo tiene enfrentado a los tragos más amargos que la vida puede ofrecer a una persona. Está presentando un examen para el cual no estaba preparado por inesperado, pero lo está haciendo con valentía y estamos seguros que saldrá adelante y que pronto volveremos a nuestras amables y ríspidas charlas, de horas interminables, en donde el mundo no es nada frente a nuestras disquisiciones profundamente utópicas.

Al dolor físico se le une la estrujante molestia espiritual. En cuestión de horas el mundo le hizo en una mala jugada. En realidad no somos nada y en un chasquido de los dedos, la rueda de la fortuna y de la dicha se puede convertir en un calvario, como el que el maestro Jorge está viviendo.

A todos los amigos del maestro Jorge Valenzuela se les pide que le regalen lo que más aprecien y valoren, elevar sus oraciones para que encuentre la paz y el consuelo, enviar vibraciones positivas para que su alma se fortalezca, que junten deseos y pensamientos de recuperación, para que desde su gran dolor, éste sea mitigado cual bálsamo milagroso que le permita encontrar un camino de reflexión que le haga llevadero este penoso momento.

El maestro Jorge conocerá a sus amigos, como yo lo conozco a él, como un gran amigo, ésos que durante toda esta pesada travesía no lo van a abandonar. Esos amigos que hacen propio lo que ocurre con el otro, los que toman la miel y la hiel en la misma proporción y en cualquier momento. Seguro que serán muy pocos, porque los verdaderos amigos son muy pocos. 

Tal vez algunos piensan que la desgracia no los va a acompañar nunca y por eso mismo ignoran, no saben el milagro que es una palabra de cariño y afecto, una palmada, un abrazo en situaciones de inestabilidad emocional.

Jorge durante su vida ha sabido levantar muros a la amistad verdadera, su amistad no tiene condiciones ni límites y basta con que él sepa que alguien necesita ayuda, y busca, si no tiene, la forma de darle al otro lo que pueda y lo que tengo. 

Jorge es desprendido hasta lo inimaginable. Claro que tiene personas que no comulgan con él ni con sus ideas, es lo característico de todos, así que eso no es nuevo para Jorge.

Hoy es nuestro amigo Jorge, mañana no sabemos quién será. Hoy el fantasma de la solidaridad y de la comunión fraterna flota buscando acercar al lecho de dolor de Jorge a sus amigos. Conociendo su fortaleza y su forma de ver la vida, estamos seguros que esta negra página pronto tendrá una vuelta, seguro la vida ya no volverá a ser igual, porque ese dolor no se supera jamás, pero sí se puede aprender a vivir con un puñal clavado hasta la empuñadura.

Amigo Jorge, en nuestro último encuentro establecimos varios compromisos que tenemos que sacar adelante. Cuando éstos hayan quedado cumplidos, los siguientes tendrán que plantearse. 
Nada va a poder detener nuestros encuentros, todavía quedan muchos problemas qué plantear y proponer resoluciones, muchos discos compactos qué escuchar, muchos libros qué reseñar, muchas películas qué comentar. 

Dios aprieta pero no ahorca, y Él está contigo, tu compañera y tus hijos. Muy pronto nos veremos. Solidaridad Jorge.

El autor es profesor normalista y sociólogo.
correo: jeloto@hotmail.com

1 comentario:

  1. ¡Ack! Se escucha terrible esto de Jorge. Deseo entrañablemente que las cosas hayan funcionado para él de la manera en la que "los buenos" esperarían que mejoraran. Deseo que esta vez "los malos" hayan perdido. ¿Qué ha sido de todo esto?

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario